martes, 30 de septiembre de 2014

BANCO DE LA EDUCACIÓN

Bancos Públicos de Desarrollo
. Hasta hace poco, la historia de los bancos públicos de desarrollo (BPD) en América estaba  frecuentemente asociada a un desencanto generalizado. Ello se justificaba por décadas de malos manejos y politización de las instituciones, lo que conducía a distorsiones en el sistema financiero, a pérdidas financieras y, en última instancia, a desequilibrios fiscales. Sin embargo, a partir de iniciativas recientes, ha renacido el interés por los BPD como instrumentos de política pública, dado el potencial de estas instituciones para apoyar el desarrollo socio -económico, y  al hecho de que han tenido un mejor desempeño en los últimos años.
Se plantea entonces una nueva pregunta. ¿Qué tan relevantes son los BPD dentro de los sistemas financieros, y cuál es  su rol para ayudar al desarrollo socio-económico, al desarrollo sustentable ¿Qué arreglos institucionales han posibilitado un mejor funcionamiento de ciertas entidades? ¿Qué dice el acervo de evaluaciones de impacto sobre su actuación? ¿Cuáles son los instrumentos financieros y no financieros más efectivos? ¿Pueden los BPD contribuir a enfrentar los desafíos del mañana, entre ellos el mejoramiento de la educación y  la adaptación al cambio climático y su mitigación?
Hay que identificar los factores institucionales conducentes al logro de sus objetivos financieros y de política pública; hay que evaluar  el impacto de sus operaciones, y  apoyar el desarrollo de nuevos instrumentos.
Para que realmente pueda haber un cambio de paradigma, será necesario que los BPD continúen

los esfuerzos de fortalecimiento institucional y de mejor desempeño operacional y financiero, y  sobretodo que demuestren su impacto en el desarrollo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario