martes, 18 de octubre de 2016

ES FÁCIL SER BUENO ES DIFICIL SER JUSTO

            
El título de este articulo corresponde a un dicho popular, que nos enseña que ser bueno resulta menos laborioso que ser justo, sea que empleemos recursos propios o mejor aún, si se usa un recursos de terceros.
Estamos de acuerdo con el trato justo que deben dar los organismos públicos y privados (empresas, instituciones) a sus trabajadores, que no deben contener abusos y poner de su parte para lograr superar la actual distribución de ingresos, sabiendo que el Perú es uno de los países donde mayor desigualdad existe a nivel planetario.
Se debe trabajar y mucho para ir superando la informalidad empresarial y laboral con empresas desempeñándose dentro de la ley con remuneraciones únicamente dignas. Ya se irán consiguiendo otras características convenientes.
Uno de los mayores problemas que atenta contra la productividad y la competitividad es dejar en manos de los jueces del Poder Judicial los asuntos que deben ser arbitrados dentro de las relaciones laborales remunerativas y otras sumas conexas, como son las que corresponden a retiro y despido de trabajadores.
Hay “barreras de entrada” y “barreras de salida” que al fin y al cabo limitan la entrada y salida de los trabajadores a las empresas, por lo que las empresas buscan no contratan a personal por estas limitaciones. Muchos jueces del ámbito laboral son personas sin conocimiento de la realidad y toman decisiones no siempre ajustadas a ley y menos al Derecho.
Carlos A. La Rosa Lama
Profesor UNMSM-UNAC


No hay comentarios:

Publicar un comentario