martes, 4 de octubre de 2016

EXCELENCIA PERSONAL Y COMPETITIVIDAD INSTITUCIONAL


Cada vez se aprecia y reconoce más la necesidad de contar con personas excelentes para lograr la competitividad de empresas privadas e instituciones públicas.
Las personas pueden ir haciéndose cada vez mejores en el camino a la excelencia en todo orden de cosas, en todos y cada uno de los ámbitos en que se desenvuelvan, reconociendo que la interacción con su medio social  hace cada día más fuerte el progreso de cada uno y de la sociedad en conjunto.
La competitividad pasa necesariamente por la condición de mayor productividad y rentabilidad, expresada esta no solo en términos financieros, sino también personal, e institucional y social. Y, a su vez, ambas condiciones se orientan en la calidad personal.
De allí que hay una cadena que ata a calidad y  productividad con  rentabilidad y competitividad, a lo cual deben contribuir los sectores público y privado, teniendo en cuenta que la excelencia personal y el liderazgo son cada vez más importantes para el crecimiento y desarrollo de las personas y las organizaciones, cualquiera sea  su naturaleza y tamaño.
Carlos A. La Rosa Lama
Profesor UNMSM-UNAC





No hay comentarios:

Publicar un comentario