martes, 1 de noviembre de 2016

BANCO DE LA EDUCACIÓN: SEMBRANDO DESARROLLO



Es interesante conocer que unos de los bancos más grandes del mundo es el Bank of América, que nació siendo pequeño y creció otorgando financiamiento a la actividad agrícola de los EE UU de América, sobre todo  cuando no existían adelantos tecnológicos actuales de producción y comercialización, las coberturas de riesgo agrícola-financiero y se registraban innumerables perdidas.

Como lo expreso su principal directivo, confió en los pequeños agricultores, porque este banco pequeño, se las “jugo” junto con ellos, porque hubo confianza mutua, como factor de sobrevivencia.

Curiosamente en el Perú fracasaron los bancos de fomento, agrario, industrial, minero, vivienda, etc. Que tenían que ver con la producción y comercialización de bienes, de mercancías transables, por la complicidad perversa y delictiva de los funcionarios de tales bancos y los usuarios, nunca hubo banco de la educación, no se pensó en la necesidad en su existencia, no se consideró “sembrar “y cosechar talento humano, con competencias básicas y específicas, formales y laborales. Pobre Perú.

Hoy al cabo de más  28 años, desde el primer gobierno del presidente Alan García, pasando por los gobiernos de Toledo, García y Humala, se vuelve a plantear esta iniciativa que la razón de la necesidad y la necesidad de la razón,  llevan a fuerzas en la urgencia y conveniencia de su creación, por razones de rentabilidad económica, financiera, institucional, social y política.                                

                                                                                                            Carlos La Rosa                                                                              Profesor UNMS-UNAC

No hay comentarios:

Publicar un comentario