domingo, 25 de diciembre de 2016

IMPULSAR LA PRODUCTIVIDAD PARA LA COMPETITIVIDAD DE LAS REGIONES DEL PERÚ



Actualmente la competitividad de las diversas regiones del Perú, difiere de una a otra entre ellas, lo que naturalmente lleva a diversos grados de competitividad y por tanto del desarrollo de sus correspondientes poblaciones. 

Hay que tener en cuenta que hay regiones (como también hay sectores) relativamente más o menos intensivos en trabajo o capital, siendo que el sector agropecuario es más intensivo en mano de obra, mientras que el minero lo es en capital. En los últimos diez años, el sector agropecuario ha contribuido aproximadamente con el 6% del PBI, empleando el 25% de la PEA ocupada y ha aportado en el orden del 10% de las exportaciones, mayoritariamente con productos no tradicionales.

Téngase en cuenta que el sector agropecuario es el sector “clave “ o “base” más importante en varias de las regiones más pobres, mientras que escasamente lo es en una de las más ricas, como se puede ver en los diversos informes de competitividad a nivel nacional.

Esto corresponde con la naturaleza de la actividad agrícola, que representa más del 60% de la producción del sector agropecuario. Hay fragmentación de la tierra cultivada, escasa tecnología, conocimientos insuficientes de muchos de los conductores de esos predios; insuficiente, inoportuno y caro financiamiento, alta vulnerabilidad ante los cambios climáticos con baja respuesta propia y de la ayuda del gobierno, lo que dificulta el sostenimiento y desarrollo del sector tradicional en contraste con el sector agrícola no tradicional.
El Estado debe intervenir de manera decidida y extensiva en el sector agrícola, en particular, y en el sector agropecuario, en general, desarrollando programas de extensión agrícola como los que existían anteriormente, con participación técnica, financiera, comercial y administrativa; promover la asociatividad en servicios de producción y comercialización interna y externa. Debe dar un soporte muy fuerte en la capacitación general y especializada, dotar de infraestructura en forma conveniente y oportuna, buscando la articulación de los pequeños productores con los medianos y grandes.

Es hora de impulsar los factores de incremento de la productividad laboral y de todos los factores especialmente en las regiones menos desarrolladas por su relación básica con la agricultura.

Carlos A. La Rosa lama
Profesor UNMSM-UNAC

     

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario