domingo, 22 de enero de 2017

CUIDAR EL AMBIENTE NO TRABA EL DESARROLLO



     Proclamamos como modelo deseable el desarrollo humano sostenible, pero a la hora de la verdad, tanto en el Perú como en el extranjero se discute el rol del cuidado del medio ambiente en su relación con el crecimiento y el desarrollo. Algunos, sean empresarios o funcionarios, alegan que existe incompatibilidad y que resta o dificulta la explotación económicamente racional de los recursos naturales.

      La preservación y conservación del medio ambiente no puede ser responsabilidad solo de una institución, el Ministerio del Ambiente, sino que tienen que intervenir de manera conjunta y solidariamente responsables instituciones de varios sectores, de acuerdo al principio de la transdisciplinariedad , que resulta siendo más conveniente y productiva, lo que significa que la relación del Sector Ambiente con los otros sectores es mutuamente fructífera y enriquecedora con provecho de las personas, las instituciones y la naturaleza, como debe ser, en y para el presente y el futuro.

     Bien trabajado este enfoque, sirve para generar valor en los diversos sectores con proyectos multidisciplinarios y multidimensionales, comenzando por dar alimentación saludable a la población, fruto de lo que algunos llaman ”proyectos verdes”  que deben servir de ancla y guía para otros proyectos y actividades.

     Desde el tiempo en que comenzó el Ministerio del Ambiente, con la conducción de Antonio Brack Egg, fallecido tempranamente, se ha avanzado mucho más de lo que se había hecho anteriormente en lo que a normatividad se refiere. Ahora hay que trabajar más intensamente en la implementación y control  de políticas y normas, con más apoyo político, aunque eso signifique enfrentarse con intereses de grupos poderosos que han depredado el medio ambiente en todo el Perú, alegando la necesidad de realizar inversiones a favor del crecimiento, pero resulta que dañaron y siguen dañando  la naturaleza, especialmente con la deforestación sin cuidar la forestación ni la reforestación.

     Hay que superar la gran falta  de información que existe actualmente, los recelos frente a un Estado más opresor que promotor, con funcionarios expresión de deshonestidad e ineficiencia. Se impone un mejor y mayor ordenamiento y gestión territorial, con normas claras, autoridades firmes, con métodos, técnicas e instrumentos  a cargo de hombres y mujeres de reconocida honradez y eficiencia.


    Carlos A. La Rosa  Lama
    Profesor UNMSM-UNAC



No hay comentarios:

Publicar un comentario