viernes, 6 de enero de 2017

GOBERNABILIDAD E INVERSIONES EN EL SECTOR HIDROCARBUROS



Al Presidente de la República actual se le asocia en medios académicos, empresariales y políticos como un reconocido hombre de negocios con vinculaciones a la banca y la industria de hidrocarburos. Sin embargo, a pesar de que han transcurrido cinco meses desde el nuevo gobierno, observamos que no hay buenas noticias sobre todo de inversiones efectivas en este importante sector económico.

Hay dos cosas que se debe destacar para el bien del gobierno y del Perú, en su integralidad, generándose inversiones que traigan aparejado el empleo, el crecimiento y la paz social, esto es, gobernabilidad y confianza de los inversionistas nacionales y extranjeros.
      
Todos, es un decir, sabemos que la confianza que ayuda significativamente a la gobernabilidad, depende del comportamiento de los gobernantes y los gobernados pero el hecho es que los gobernados, el pueblo, vienen dando muestras de comprensión y prudencia, mientras que el gobierno se muestra indeciso, y lo peor es que la oposición mayoritaria en el Congreso de la República da muestras de querer ser un gobierno paralelo, por lo que la situación política y económica del país es débil y riesgosa.
    
En estos cinco meses no se ha conocido que se hayan dado negociaciones con las empresas petroleras más grandes a nivel internacional, que viene a ser lo mismo, continuismo, de lo que sucedía en el gobierno de Humala. Esto nos lleva a comprobar que no hay exploración significativa en parte alguna del país, los organismos vinculados a la actividad petrolera siguen en una situación francamente negativa, con privilegios exagerados, sin ninguna justificación, que deben ser revisados, y que no pueden seguir funcionando como hasta ahora.

Que el gobierno acepte que no tiene “cuadros” de calidad para poder dar un rumbo definido a las empresas estatales, como Petro Perú, Perú Petro y otras, donde se armonice lo político con lo económico, por lo que debe “coordinar” con los directivos que el mismo gobierno designa, y mientras tanto sucederán casos como la renuncia del directorio de Petro Perú porque se pone reparos a la contratación de un gerente. Vaya espectáculo digno de una comedia o mejor tragicomedia.

Hay técnicos de reconocida solvencia personal y profesional que, sin ser del partido PPK, pueden operar apoyando la gobernabilidad y las inversiones en hidrocarburos. Además se puede recurrir a la cooperación internacional, dentro y fuera de la región, para dinamizar el sector hidrocarburos, que les guste o no a algunos, es clave en el presente y el futuro por lo menos inmediato. No es excluyente, pero por el momento, es urgente dinamizarlo con eficiencia y honestidad, sin beneficios exagerados, sin formación de la Nueva Clase de funcionarios públicos.     


Carlos A. La Rosa Lama
Profesor UNMSM - UNAC
              

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario