lunes, 9 de enero de 2017

LA GOBERNABILIDAD REQUIERE CONOCER LA CULTURA POPULAR



El Presidente de la República anunció que tendría (esa manera tan extendida de usar la forma verbal del modo potencial) y no el asertivo del modo indicativo) un “gabinete de lujo”, que hasta ahora solo ha servido para motejarlo de tal por la oposición cerrada de los fujimoristas, y que el pueblo comienza a pensar igual, a pesar de los diplomas académicos y profesionales que lucen, pero sin el acierto político requerido.

El Presidente de la República y sus ministros deben relacionarse con el pueblo, más allá de lo que saben y quieren hacer y lo que efectivamente hacen. Los ministros no cumplen labores de investigadores de gabinete ni de asesores privados del Presidente de la República. Deben saber sintonizar con necesidades, deseos y demandas del pueblo, con sus formas precisas o imprecisas de comunicarse, con sus esperanzas y desesperanzas, con sus aceptaciones y rechazos, que tienen que ver con su presente y pasado, muchas veces olvidados, marginados y traicionados por los representantes de los gobiernos anteriores.

El pueblo peruano es un pueblo presidencialista, confía en el Poder Ejecutivo, quiere ver, oír y tocar a sus gobernantes, quiere verlos actuar con energía y perseverancia en favor de ellos, el pueblo no entiende ni quiere entender discursos llenos de fórmulas salvadoras de funcionarios que hablan en difícil, sin claridad ni sencillez, que no le importa que haya quienes no dejan gobernar bien sino que le importa que el gobierno es fuerte con este tipo de gente porque sabe que tiene el apoyo popular y que esto empodera también al pueblo.

Los gobernantes deben hacer que exista correspondencia entre la cultura organizacional de las entidades del Estado con la cultura social mayoritariamente vigente en las poblaciones del Perú, para hacerlo más amigable y más al servicio precisamente de este pueblo que mayoritariamente ha votado, aunque sea “a las justas” o “raspando” por quien es ahora Presidente de la República.               


Carlos A. La Rosa Lama
Profesor UNMSM - UNAC
              

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario