miércoles, 18 de enero de 2017

MINERIA RESPONSABLE CON RESPETO AMBIENTALISTA



Hay que poner las cosas en claro si queremos un país que avance seguro, sin sobresaltos y menos con protestas socioambientales que pueden llevar a extremos de revueltas con muertos como ha sido tradicionalmente, pues  la conclusión inmediata y sin mayor análisis del momento y del pasado, ha sido culpar a los campesinos que exigían a las empresas el cumplimiento de acuerdos pactados o simplemente no violentar la vida y salud de las personas residentes en comunidades cercanas a la explotación de yacimientos mineros, intentando amenguar la responsabilidad ajena a las empresas, con el sanbenito de la acusación fácil de la  presencia de azuzadores extraños, fuese cierto o no.

No necesariamente es cierto que siempre o casi siempre las empresas han sido y son inocentes, sino que su comportamiento histórico ha sido mayoritario adverso y hasta nefasto, con incumplimiento de normas ambientales mínimas, con muerte de personas,animales y plantas, con envenenamiento de ríos y lagunas, alegremente apoyadas por autoridades venales listas a recibir favores de las empresas en todo tiempo y lugar, incluso con desconocimiento ni autorización de las autoridades del nivel nacional o central.

La minería, sobre todo en las circunstancias actuales de la economía nacional interrelacionada con los mercados internacionales, es muy importante, por lo que es necesario que las comunidades, las empresas y el Estado participen de manera coordinada y con mutuo respeto entre ellas, especialmente en lo que respecta a cumplimiento de acuerdos establecidos y de normas ambientales y laborales especificas del sector.

Hay que tomar en cuenta las condiciones de precios de los minerales en el mercado internacional y el tratamiento de los costos con nuevas tecnologías conjuntamente con las ventajas competitivas que ofrece la realidad nacional frente a otros productores especialmente de la región.

Recordemos finalmente que la creación y mantenimiento de las relaciones de desconfianza de las comunidades hacia las empresas mineras y el Estado es un proceso que lleva tiempo, sobretodo si no ha existido respeto por la vida y costumbres de las comunidades y el medio ambiente. Hay que lograrla con hechos tangibles y no con simples ofrecimientos.          




Carlos A. La Rosa Lama
Profesor UNMSM - UNAC
              

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario