martes, 3 de enero de 2017

PARADIGMAS DE FORMACIÓN TÉCNICO – POLITICA EN EL PERU



La sociedad peruana vive de manera crecientemente preocupada y tensa, que refleja serias preocupaciones por la gobernabilidad y destino de nuestro país.

   De por sí ya es preocupante la desestructuración que padece nuestra sociedad así como los altos niveles de informalidad de la mano con el alto subempleo y baja productividad. De otro lado, hay alta criminalidad y percepción más alta de inseguridad ciudadana. Este panorama sombrío se agrava todos los días por el pésimo comportamiento de la mayoría de congresistas a la par de algunos miembros del Poder Ejecutivo, lo que resta cuotas de poder al Presidente de la República.

Para presentar de manera fácil la causalidad de esta situación que progresivamente puede llegar a un caos societal, hay que centrarnos en una de las causas principales, cual es la escasa existencia de partidos políticos verdaderamente tales, pues se dice, de acuerdo a la teoría política, que estos sirven de correa de transmisión entre el pueblo (poseedor del poder) y el gobierno (administrador del poder). Pero, ¿cómo van a poder cumplir esta función esencial si ellos mismos (los partidos) no se preocupan de organizarse, crecer y comportarse como tales? suelen no tener bases doctrinarias e ideológicas, siendo reuniones de independientes en torno a intereses particulares, algunos de los cuales chocan con principios éticos e intereses sociales, llegando incluso a ser incluso vinculadas a actividades delictivas.

Esto tiene que ver, y mucho, con la falta de formación técnico – política que se registra al interior de los partidos, por lo que sus miembros no reciben ni procesan elementos fundamentales que le den fuerza para su desenvolvimiento al servicio de la sociedad y el Estado.

Tal deficiencia de formación se observa en los discursos de algunos congresistas, por ejemplo en las sesiones del Congreso, llenos de ignorancia, diatriba y maledicencia (ver sesiones de interpelación al Ministro Jaime Saavedra). Otro tanto, se observa en la muy baja calidad de diversos funcionarios de instituciones del gobierno nacional, gobiernos regionales y gobiernos locales.

La corrupción está íntimamente vinculado a la muy escasa capacitación y formación de cuadros técnico – políticos, dando lugar al indebido aprovechamiento de los cargos públicos ocupados por miembros de los partidos, vendes, ignorantes y sin visión de país ni nación. En esto, en el cambio de paradigma de formación veremos si hay o no partidos políticos, que sean dignos de conducir los destinos del Perú.                      


Carlos A. La Rosa Lama
Profesor UNMSM – UNAC
              

           

No hay comentarios:

Publicar un comentario