domingo, 12 de febrero de 2017

ADMINISTRACIÓN Y GOBERNABILIDAD


     En estos últimos meses, desde la instalación de los ganadores del proceso electoral del año 2016, los ciudadanos y ciudadanas que eligieron al presidente y vice presidentes de la república  y los congresistas, respectivamente, han creído que todos ellos  harían un papel por lo menos decoroso, para no hablar de un desempeño digno y eficiente, acorde con lo prometido durante las respectivas campañas  y las iniciales escaramuzas luego de instalarse como Poder Ejecutivo y Poder Legislativo, respectivamente
     El problema mayor es que con los arrebatos de uno y otro lado, Poder Ejecutivo y Poder Legislativo, con actos de extrema irracionalidad no solo política sino incluso administrativa, social y económica, vienen poniendo en entredicho la gobernabilidad y el desarrollo del Perú y los peruanos, además de subestimar la capacidad mental y moral de etos. Es una gran majadería que los ciudadanos deben considerar para aplicar sanciones severas en las próximas elecciones sean municipales, regionales y por supuesto las que se hagan, normales o adelantadas, para elegir Presidente y Congresistas de la República.
     Los ciudadanos se van convenciendo cada vez más que  tenemos autoridades en los dos Poderes del Estado citados, especialmente del Congreso de la República, cuya  capacidad para legislar y ejercer el control político, respectivamente,  deja mucho que desear y demuestran que mayor cantidad( 72 congresistas) no es mayor calidad. Debe  ser que muchos congresistas han sido reclutados no por sus calidades cívicas sino por otras razones  menos dignas de ser consideradas , que no tienen sentido alguno de la extraordinaria importancia de su función congresal, y lo que menos espera la ciudadanía es que demuestren su atropello a la razón y la democracia que es precisamente el mal uso de los recursos que la nación les ha confiado, como se ha visto en la indecorosa e injusta adquisición y entrega de canastas navideñas, la frustrada compra de computadoras a precios excesivos  y el desvergonzado gasto efectuado para arreglar oficinas palaciegas del Congreso, en la disoluta competencia con los miembros del Poder Ejecutivo  a la hora de tratar con los ciudadanos..

La única reforma que han sido capaces de sacar adelante dentro de lo que pomposamente han dado en llamar la Reforma Electoral y Política, es la que han dado por mal nombre “antitransfugismo” pero que solo es expresión de su poder abusivo para evitar que algunos congresistas descontentos con el comportamiento de sus bancadas, renuncien a ellas, desarmándose la supuesta unidad monolítica que no es tal.

Otra grave violación de la economía por parte de los congresistas es efectuar gastos de pasajes y estadía para visitar y hacer ilegales regalos a poblaciones de las cuales no son representantes, como ha sido el caso más publicitado del congresista kenyi Fujimori. El Congreso de la República tiene carácter nacional, pero cada congresista individualmente ha sido elegido y es representante de una determinada y específica jurisdicción con sus respectivos ciudadanos, no de todos los ciudadanos de todo el Perú, como pretenden hacer creer  con razonamientos equivocados y legalmente sancionables.

   Carlos A. La Rosa Lama

  Profesor UNMSM-UNAC  

No hay comentarios:

Publicar un comentario