jueves, 9 de febrero de 2017

POLÍTICA PÚBLICA CONTRA LA INFORMALIDAD


            En realidad se trata de proponer, aprobar e implementar seriamente una política pública en favor de la formalidad y mediante la formalización de empresas y de trabajadores, pues hay empresas formales con trabajadores  formales, empresas formales con trabajadores informales y empresas informales con trabajadores informales. “De todo, como en botica”. Ó sea, prima una filosofía, una cultura y una realidad de informalidad, de origen, conformación y consecuencias funestas.
         Y los jóvenes, capacitados o no, formados en universidades e institutos con currículos por competencias, pero eso sí, en la mayoría de caos con escazas practicas pre profesionales y ninguna certificación de instituciones ni de alumnos y egresados, padecen el espanto de la falta de oferta de trabajo formal..
         La mayoría de jóvenes egresados de universidades públicas y privadas, acreditan escasa empleabilidad. El estado debe dejar de hacerse el distraído y, peor aún, ser cómplice de los anuncios de varias universidades privadas que exhiben anuncios diciendo que tienen hasta el 95% de alumnos y egresados en calidad de empleados, pues ello es mentira. Hay algunos alumnos que están empleados, pero no por su formación universitaria, sino que están empleados antes de ingresar a la universidades o desempeñando labores que nada tienen que  ver con las competencias que dicen darles los dueños de estas universidades como son desempeñarse como guardianes, choferes, cobradores, llenadores de unidades de transporte público, etc.
         Terminemos este artículo pensando que la mayoría de universidades públicas y privadas son una estafa para los estudiantes y sus padres, para las empresas, la sociedad y el Estado, por dar una formación académica – profesional deficiente.
Carlos La Rosa Lama
Profesor UNAC – UNMSM




No hay comentarios:

Publicar un comentario