miércoles, 15 de febrero de 2017

DIOS SALVE AL PUEBLO Y TAMBIÉN EL ESTADO


     El Dios de la bondad y el amor se hizo hombre para redimir a los hombres y para que tengan vida en abundancia, esto es, para que sean salvos y vivan felices, libres de privaciones materiales y espirituales. El cuida y asegura que esto se cumpla, salvo que los hombres decidan lo contrario. Muchas veces lo hacen.

     El Estado es creación histórica de los hombres, estos lo hicieron para que en nombre de la colectividad humana ejerza autoridad usando la fuerza coercitiva que tiene precisamente para asegurar la paz y armonía entre los diversos grupos humanos, confiándose en su legítima prudencia, eficiencia y solidaridad. Hasta que los más poderosos lo dejan. A veces, no lo dejan.

     Por fe, Dios es amigo de los humanos, los sirve y cuida en su desarrollo y bienestar aquí y ahora y quiere que así sea por los siglos de los siglos. No por fe, sino por razón y justicia, el Estado también debe velar por el bienestar y desarrollo de los ciudadanos y ciudadanas de su jurisdicción, pero sucede que  esto no siempre es así, porque se pone al lado de los poderosos y abandona a los débiles , promoviendo injusticias que generan, a su vez, el justo reclamo de los desposeídos contra la alianza perversa del Estado y los poderosos basados sobretodo en la posesión de las riquezas, conseguidas al amparo o no de las leyes hechas por ellos mismos y aprobadas por su socio el Estado.

     Acá es donde deben entrar la Política y el Derecho, para que todas las normas del Estado protejan a los débiles y desheredados por los poderosos en busca del reequilibrio y armonía social. O sea, que el Estado debe ser amigable sobre todo con los vulnerables en manos de un mercado supuestamente impersonal y justo distribuidor de los bienes y servicios producidos por los hombres y mujeres, lo queno  suele ser cierto.

     El Estado debe dar buenas normas, implementarlas y controlar su aplicación, sancionando a quienes las infringen. Es un sistema de prevención, ejecución, control y evaluación con justicia y equidad.

El Estado es indispensable para la existencia y desarrollo de la sociedad, porque  la otra creación igualmente humana, el mercado, no es necesariamente justo asignador de los recursos y bienes producidos para la satisfacción de todos, aunque se pregone el paradigma de la libertad económica con libre mercado con competencia perfecta.

     Por eso, rogamos y exigimos que junto con el buen Dios, el Estado también salve al pueblo.

Carlos A. La Rosa Lama
Profesor UNMSM-UNAC







martes, 14 de febrero de 2017

CUIDAR EL AMBIENTE NO TRABA EL DESARROLLO











     Proclamamos como modelo deseable el desarrollo humano sostenible, pero a la hora de la verdad, tanto en el Perú como en el extranjero se discute el rol del cuidado del medio ambiente en su relación con el crecimiento y el desarrollo. Algunos, sean empresarios o funcionarios, alegan que existe incompatibilidad y que resta o dificulta la explotación económicamente racional de los recursos naturales.

      La preservación y conservación del medio ambiente no puede ser responsabilidad solo de una institución, el Ministerio del Ambiente, sino que tienen que intervenir de manera conjunta y solidariamente responsables instituciones de varios sectores, de acuerdo al principio de la transdisciplinariedad , que resulta siendo más conveniente y productiva, lo que significa que la relación del Sector Ambiente con los otros sectores es mutuamente fructífera y enriquecedora con provecho de las personas, las instituciones y la naturaleza, como debe ser, en y para el presente y el futuro.

     Bien trabajado este enfoque, sirve para generar valor en los diversos sectores con proyectos multidisciplinarios y multidimensionales, comenzando por dar alimentación saludable a la población, fruto de lo que algunos llaman ”proyectos verdes”  que deben servir de ancla y guía para otros proyectos y actividades.

     Desde el tiempo en que comenzó el Ministerio del Ambiente, con la conducción de Antonio Brack Egg, fallecido tempranamente, se ha avanzado mucho más de lo que se había hecho anteriormente en lo que a normatividad se refiere. Ahora hay que trabajar más intensamente en la implementación y control  de políticas y normas, con más apoyo político, aunque eso signifique enfrentarse con intereses de grupos poderosos que han depredado el medio ambiente en todo el Perú, alegando la necesidad de realizar inversiones a favor del crecimiento, pero resulta que dañaron y siguen dañando  la naturaleza, especialmente con la deforestación sin cuidar la forestación ni la reforestación.

     Hay que superar la gran falta  de información que existe actualmente, los recelos frente a un Estado más opresor que promotor, con funcionarios expresión de deshonestidad e ineficiencia. Se impone un mejor y mayor ordenamiento y gestión territorial, con normas claras, autoridades firmes, con métodos, técnicas e instrumentos  a cargo de hombres y mujeres de reconocida honradez y eficiencia.


    Carlos A. La Rosa  Lama
    Profesor UNMSM-UNAC



domingo, 12 de febrero de 2017

ADMINISTRACIÓN Y GOBERNABILIDAD


     En estos últimos meses, desde la instalación de los ganadores del proceso electoral del año 2016, los ciudadanos y ciudadanas que eligieron al presidente y vice presidentes de la república  y los congresistas, respectivamente, han creído que todos ellos  harían un papel por lo menos decoroso, para no hablar de un desempeño digno y eficiente, acorde con lo prometido durante las respectivas campañas  y las iniciales escaramuzas luego de instalarse como Poder Ejecutivo y Poder Legislativo, respectivamente
     El problema mayor es que con los arrebatos de uno y otro lado, Poder Ejecutivo y Poder Legislativo, con actos de extrema irracionalidad no solo política sino incluso administrativa, social y económica, vienen poniendo en entredicho la gobernabilidad y el desarrollo del Perú y los peruanos, además de subestimar la capacidad mental y moral de etos. Es una gran majadería que los ciudadanos deben considerar para aplicar sanciones severas en las próximas elecciones sean municipales, regionales y por supuesto las que se hagan, normales o adelantadas, para elegir Presidente y Congresistas de la República.
     Los ciudadanos se van convenciendo cada vez más que  tenemos autoridades en los dos Poderes del Estado citados, especialmente del Congreso de la República, cuya  capacidad para legislar y ejercer el control político, respectivamente,  deja mucho que desear y demuestran que mayor cantidad( 72 congresistas) no es mayor calidad. Debe  ser que muchos congresistas han sido reclutados no por sus calidades cívicas sino por otras razones  menos dignas de ser consideradas , que no tienen sentido alguno de la extraordinaria importancia de su función congresal, y lo que menos espera la ciudadanía es que demuestren su atropello a la razón y la democracia que es precisamente el mal uso de los recursos que la nación les ha confiado, como se ha visto en la indecorosa e injusta adquisición y entrega de canastas navideñas, la frustrada compra de computadoras a precios excesivos  y el desvergonzado gasto efectuado para arreglar oficinas palaciegas del Congreso, en la disoluta competencia con los miembros del Poder Ejecutivo  a la hora de tratar con los ciudadanos..

La única reforma que han sido capaces de sacar adelante dentro de lo que pomposamente han dado en llamar la Reforma Electoral y Política, es la que han dado por mal nombre “antitransfugismo” pero que solo es expresión de su poder abusivo para evitar que algunos congresistas descontentos con el comportamiento de sus bancadas, renuncien a ellas, desarmándose la supuesta unidad monolítica que no es tal.

Otra grave violación de la economía por parte de los congresistas es efectuar gastos de pasajes y estadía para visitar y hacer ilegales regalos a poblaciones de las cuales no son representantes, como ha sido el caso más publicitado del congresista kenyi Fujimori. El Congreso de la República tiene carácter nacional, pero cada congresista individualmente ha sido elegido y es representante de una determinada y específica jurisdicción con sus respectivos ciudadanos, no de todos los ciudadanos de todo el Perú, como pretenden hacer creer  con razonamientos equivocados y legalmente sancionables.

   Carlos A. La Rosa Lama

  Profesor UNMSM-UNAC  

jueves, 9 de febrero de 2017

ES HORA DE DESLINDAR CON LA CORRUPCIÓN



Creíamos que habíamos aprendido algo o más que algo acerca de la necesidad y posibilidad de deslindar con la corrupción y vencerla, luego de las acciones emprendidas decididamente por el gobierno de transición presidido por Valentín Paniagua, pero los hechos abrumadoramente desmoralizadores que vienen siendo conocidos en los últimos meses, nos llevan a afirmar que no es así, que nos habíamos equivocado o engañado frente a la acción nefasta de algunos que fungían de autoridades durante los gobiernos de Toledo, García y Humala. Pro sin dejar de lado lo sucedió en el decenio del gobierno fujimorista.

Ojalá que no sea vendaval de un momento, una moda efímera inflada por las noticias que aparecen en los medios de comunicación, sino que sea la gran oportunidad histórica de desnudar  a tanto malhechor delincuente aprovechador de los cargos públicos que se les ha asignado en los gobiernos anteriores y se comience una verdadera y duradera guerra contra la corrupción, fuente grande de muchos de los males de nuestra vida republicana, que ya llega  a ser considerada “republicana bananera “ por algunos. No todos somos corruptos, no todo está perdido.

El Presiente de la República y todo el Consejo de Ministros con el Presidente del mismo, deben decidirse de una vez por todas a “tomar el toro por las astas” y liderar enérgicamente esta guerra frontal y permanente, sacando a todo aquel que de una manera haya tenido una acción que ponga en tela de juicio, por extensión, a la acción de la Administración Pública. No es hora de averiguaciones cargas de leguleyadas o de pasos timoratos, buscando la excelsitud de la prueba plena, evidente y confirmada, dando tiempo a que los que han delinquido se pongan a buen recaudo y desparezcan lo que pudiese ser evidencia o indicativo inicial de sus actos contrarios a la ley y la ética.





El pueblo quiere ver que sus gobernantes “ se las juegan” en esta hora de definiciones por la supervivencia y limpieza de nuestra vida de nación soberana, comenzando con la soberanía interna, libre de los poderes fácticos que nos gobernado o cogobernando por la acción de unos y la inacción de otros, por la fuerza aplastante y devastadora de la corrupción.

 Los ciudadanos quieren seguir de manera absolutamente comprometida a la dirección limpia, eficiente y comprometida de quienes fueron elegidos para gobernar y no para mostrarse temerosos pusilánimes frente a los daños que ya son evidentes por la corrupción que ha campeado en los últimos veinte años y más, gracias a la impunidad de los principales responsables.

Los ciudadanos de todo el Perú quieren participar del esfuerzo integrado de los miembros de los tres Poderes del Estado por cambiar el sistema vigente que facilita y promueve la comisión de muchos delitos, incluido el de tráfico de  influencias, cohecho pasivo, colusión, y otros más, contando con la impunidad con que se suele disfrazar la prescripción y la  inmunidad que cubre a algunos funcionarios  de la Administración Pública.

Debe declararse la PENA DE MUERTE, real o suspendida, la degradación de todo tipo de funcionario público, la acumulación de penas no menor a  setenta años,  o sea, del doble de la actual, y  otras que los responsables de los organismos públicos consideren deban ser aprobadas y ejecutadas, complementariamente a todas las que sean de carácter preventivo.

Carlos A. La Rosa Lama
Profesor UNAC-UNMSM



POLÍTICA PÚBLICA CONTRA LA INFORMALIDAD


            En realidad se trata de proponer, aprobar e implementar seriamente una política pública en favor de la formalidad y mediante la formalización de empresas y de trabajadores, pues hay empresas formales con trabajadores  formales, empresas formales con trabajadores informales y empresas informales con trabajadores informales. “De todo, como en botica”. Ó sea, prima una filosofía, una cultura y una realidad de informalidad, de origen, conformación y consecuencias funestas.
         Y los jóvenes, capacitados o no, formados en universidades e institutos con currículos por competencias, pero eso sí, en la mayoría de caos con escazas practicas pre profesionales y ninguna certificación de instituciones ni de alumnos y egresados, padecen el espanto de la falta de oferta de trabajo formal..
         La mayoría de jóvenes egresados de universidades públicas y privadas, acreditan escasa empleabilidad. El estado debe dejar de hacerse el distraído y, peor aún, ser cómplice de los anuncios de varias universidades privadas que exhiben anuncios diciendo que tienen hasta el 95% de alumnos y egresados en calidad de empleados, pues ello es mentira. Hay algunos alumnos que están empleados, pero no por su formación universitaria, sino que están empleados antes de ingresar a la universidades o desempeñando labores que nada tienen que  ver con las competencias que dicen darles los dueños de estas universidades como son desempeñarse como guardianes, choferes, cobradores, llenadores de unidades de transporte público, etc.
         Terminemos este artículo pensando que la mayoría de universidades públicas y privadas son una estafa para los estudiantes y sus padres, para las empresas, la sociedad y el Estado, por dar una formación académica – profesional deficiente.
Carlos La Rosa Lama
Profesor UNAC – UNMSM




domingo, 5 de febrero de 2017

FINANCIAMIENTO DE LA EDUCACIÓN : POSIBILIDAD Y POTENCIALIDAD

 FINANCIAMIENTO DE LA EDUCACIÓN
: POSIBILIDAD Y POTENCIALIDAD
            La multiplicidad de tipos de instituciones educativas existente en el país es causa y efecto de la desestructuración social y las , crisis económicas que tanto daño causan a los peruanos y peruanas a lo largo y ancho del territorio nacional, toda vez que la crisis educativa se relaciona causalmente con ellos y con la pobreza multidimensional de las personas y las organizaciones representativas d estas, desde la más pequeña asociación hasta el Estado en conjunto.

            Dicho brevemente, a nivel conjunto, la mayoría de instituciones educativas, sean estatales o privadas, están muy lejos de ofrecer responsablemente la educación que requieren los alumnos o educandos, desde la educación inicial hasta el más alto nivel académico formalmente considerado, siendo una característica el goce indiscriminado e injustificado del apoyo financiero por parte del gobierno en favor de instituciones educativas privadas, alentando comportamientos reñidos con la razón, la moral y las leyes, con perjuicio a corto, mediano y largo plazo contra los estudiantes y la sociedad en general.

            Uno de los aspectos críticos de la educación es el financiero, que los gobernantes ,los dueños de las asociaciones privadas y los mismo familiares pretenden obviar o disfrazar, siendo que el Estado no tiene suficiente recursos para atender adecuada, suficiente y oportunamente de recursos financieros suficientes para solventar las necesidades de las instituciones educativas públicas, y entre tanto observamos que se mantiene la decisión de   financiar a otras, privadas, que no cumplen sus obligaciones básicas y de acuerdo a lo que deben aportar como contraparte a tal financiamiento
.
            Se requiere impulsar un financiamiento de la educación que esté al alcance de la sociedad y el Estado, de manera eficiente y transparente. que deje de lado mitos de cooperación y supuesto trabajo solidario y de servicio de empresas educativas, y así mismo que signifique un potencial de desarrollo de las instituciones con mejoramiento de la educación. 
Carlos A.  La Rosa Lama
Profesor UNAC- UNMSM

sábado, 4 de febrero de 2017

DESESTRUCCION SOCIAL Y Y CRISIS ECONÓMICA DEL PERÚ


Aparentemente se viene registrando una comprensión cada vez mayor de la interrelación que existen entre lo social y económico, que son manifestaciones parciales de una organización social determinada, sea mundial, nacional o provincial, y que las ciencias que estudian los fenómenos correspondientes son igualmente sociales.
De tanto ver y padecer la desestructuración social y las cíclicas crisis económicas en nuestro país, las vemos como si fueran prácticamente naturales a nuestra realidad, haciendo poco o nada las autoridades y la sociedad para enfrentarlas y superarlas como condición de acceso al bienestar de las personas.
La desestructuración de la sociedad peruana tiene diversas manifestaciones, como son la existencia de muchas etnias y culturas,, varias culturas, lenguas y clases sociales, etc., que además suelen ser opuestas y contradictorios por lo que se generan y exageran permanentemente conflictos entre los grupos opuestos.
Esta heterogeneidad contrapuesta de producción y empleo, productividad y rentabilidad, informalidad se refuerza con las y condiciones favorables de la corrupción con lo que el desarrollo humano y sostenible se hace muy difícil o inviable.
Carlos La Rosa Lama

Profesor UNAC – UNMSM

viernes, 3 de febrero de 2017

UNIVERSIDAD, EMPRESAS Y ESTADO: PILARES DEL DESARROLLO NACIONAL


            El Estado es una institución hecha por los humanos para que arbitre la contraposición de los intereses y objetivos de los diversos grupos que coexisten dentro de una sociedad, haciendo uso de los medios que la misma sociedad le otorga, con participación directa a través de sus representantes. Esto incluye naturalmente las políticas que orientan  y apoyan a los diversos grupos e instituciones, como son las universidades y las empresas, con sus correspondientes organizaciones asociativas y gremiales.

         Las empresas son las unidades económicas encargadas de la producción y distribución de bienes y servicios, mediante la utilización racional de los medios de producción, cuidando de satisfacer las necesidades de las personas y respetar la naturaleza, como condición de sobrevivencia y desarrollo de la humanidad y el planeta. Es legítima la ganancia que logran por su participación en los procesos productivos sin hacer abuso de posición de dominio respecto a los trabajadores y la sociedad.

         Las universidades son las unidades sociales encargadas de generar y poner a disposición de las personas y las organizaciones sociales, ciencia y tecnología, con el mismo fin de satisfacer las necesidades y preservar la biodiversidad como condición del desarrollo humano sostenible.

         De allí que las dos instituciones teniendo naturaleza, funciones y objetivos particulares propios y específicos, deben concurrir  en el común propósito de brindar sus mejor aporte para la satisfacción de las necesidades humanas y la preservación de la naturaleza.
         Lo sensato, razonable y deseable es que quienes las conforman y dirigen trabajen de manera coordinada de tal manera que haciendo uso de las sinergias que generan por su influencia e interacción, sean verdaderamente positivas y dignas del mejor respeto y apoyo de sus connacionales.

Carlos A.  La Rosa Lama